+34 942 037 177 psicologa@azucenaaja.es

Blog

Aprender a aceptar los errores

Para mí no es fácil aceptar que he cometido un error. Tendía a confundir los errores con fracaso.

Para la mayor parte de las personas es difícil aceptar que han fracasado. Sobre todo porque atribuyen lo sucedido a algo que han hecho mal o que tienen mal en su persona, se sienten culpables y se bloquean.

Sin embargo, no es lo mismo fracasar que cometer un error:

El fracaso tiene que ver con un resultado. Es así como llamamos al resultado desfavorable de aquello que nos hemos propuesto. Decimos que hemos fracasado cuando las cosas no han salido como habíamos planeado.

El error no se refiere al resultado final, sino al proceso. Un error es una acción que después del hecho consideramos inadecuada para el fin que se pretendía.

El fracaso o el éxito de un proyecto no depende sólo de nosotros, otros factores influyen en un resultado final, como el azar, la voluntad de otras personas o las condiciones del contexto.

El error implica una decisión previa de nuestra parte y por tanto somos responsables de ellos.

Cuando decides formar una pareja y casarte tomas una decisión, esperando que el resultado final sea exitoso, y en nuestra cultura, esto suele significar que la pareja dure para toda la vida. Sin embargo, en el resultado final de un proyecto de pareja, no sólo interviene una persona, como mínimo hay dos, y sus familias, el entorno, sus relaciones de amistad, laborales, aspectos económicos, el desarrollo personal de cada uno, etc. La separación no puede atribuirse a la causa de una sola persona.

Ahora bien, cada persona toma una decisión, por ejemplo, estar con la otra y de esto se derivan consecuencias (positivas y negativas). Comete un error cuando no siendo feliz en el trascurso de la relación continua adelante esperando que las cosas cambien. Comete otro error cuando una vez separada sigue estando mal por lamentarse del pasado y los errores cometidos en el pasado, pero sin modificar las condiciones presentes.

La forma de que el error sea útil y no se convierta en culpa, es asumir que las personas no somos perfectas y los cometemos. Podemos dar un sentido al error si estamos dispuestos a aprender del mismo, en vez de lamentarnos y culpabilizarnos. Podemos aprender de los errores y decidir hacer las cosas de otra forma distinta.

¿Qué he aprendido del proceso que estoy viviendo?