+34 942 037 177 psicologa@azucenaaja.es

Blog

6 actividades para mejorar tu día

Por lo general, con la llegada de un nuevo año, muchos de nosotros nos proponemos objetivos, nos fijamos nuevas metas y decidimos deshacernos de malos hábitos y establecer otros más beneficiosos. Es decir, nuevas oportunidades.

Y es que, por mucho que nos fastidie, no existe una varita mágica o poción milagrosa que haga desaparecer de golpe nuestros problemas, encontrar la felicidad constante y, en definitiva, conseguir la vida de nuestros sueños. Y, si existe, todavía no ha salido a la luz. Lo que sí tenemos a nuestro alcance son diversas y sencillas actividades que pueden ayudarnos a mejorar, al menos un poco, nuestro día a día.

Comparto contigo las seis que a mí me ayudan:

1). Meditar. La simple palabra echa atrás a muchas personas y ni siquiera lo intentan. No tienes que ponerte unas mallas, sentarte en una esterilla y hacer la postura de flor de loto. Puedes, simplemente, acomodarte en el sofá, la cama o la silla de trabajo. Después, cierra los ojos y céntrate en tu respiración, en cómo el aire entra por tus fosas nasales y se te hincha el pecho, y cómo sale, poco a poco, entre tus labios. Céntrate en tu cuerpo durante el proceso.

No resulta fácil, sobre todo al principio, o en días en los que parece que te va a estallar la cabeza de pensamientos. Te vendrán una y otra vez y te desviarás de tu respiración, pero vuelve a ello, una y otra vez también, las veces que haga falta. Es cuestión de práctica. Se trata de, al menos durante unos pocos minutos, centrarte en el presente, en tu respiración, y dejar a un lado cualquier otra cosa que tengas en mente. Solo un ratito al día para ti y para no pensar en nada.

2). Movimiento. Como con el resto de actividades que propongo, empieza por algo fácil, asumible: cinco o diez minutos al día. Yo sigo este vídeo de pilates para principiantes, pero puedes probar con yoga, gimnasia o cualquier ejercicio que te haga moverte. ¡Incluso bailar! Pon tus canciones favoritas y baila un rato con ellas.

3). Lista de tareas. En su momento ya hablé de las ventajas de poner por escrito nuestros pensamientos. Aclara nuestra mente. Esto es algo parecido: escribe en papel, en el móvil o el ordenador (como más cómodo te resulte o mejor funcione contigo) todas las tareas que quieres o tienes que hacer: todas, hasta vaciar tu mente de «ventanas» o «pestañas abiertas». A mí me da mucha tranquilidad. Después, debes priorizar: selecciona las tres tareas que, sí o sí, tienes que hacer ese día. Y, hasta que no las completes, no pases a las siguientes.

6_actividades_dia

4). Estar en contacto con la naturaleza. Esta actividad puedes combinarla con la del deporte y, así, salir a caminar, correr o pasear por la costa, una plaza, un bosque, o cualquier lugar que tengas cerca y accesible con naturaleza. Si no lo tienes cerca, busca unos jardines de tu ciudad, un pequeño parque, donde puedas rodearte de plantas y árboles. Calmará tu mente.

5). Gratitud. No voy a extenderme demasiado en este último punto, porque ya hablé también de los beneficios de las listas de gratitud en este post. Pero, sí: escribe cada día varias cosas por las que estés agradecida, o algo bueno que te haya pasado el día anterior. El objetivo es centrarnos durante un rato en esas pequeñas cosas buenas que tenemos en nuestro día a día, por sencillas que a veces nos puedan parecer (pero que, de algún modo u otro, nos alegran). Nunca me cansaré de recomendarlo.

6). Hacer algo que te guste. Establece un rato al día (quince minutos, media hora, una hora, lo que quieras o lo que puedas) para hacer algo que te apetezca: leer, dibujar, tomar un café, escuchar un podcast o, simplemente, no hacer nada. Haz hueco en tu agenda para ello, como si se tratase de una cita contigo misma, una cita ineludible.

No se trata de seguir a rajatabla la lista anterior, sino de adaptar estas actividades a ti o de buscar otras totalmente diferentes, de fijar tus tiempos, hasta encontrar el sistema y la rutina que funcione contigo.

 

Cintia Fernández, autora del post
Imágenes: Fabrizio Verrecchia (cabecera), Cintia Fernández (infografía)